Leyes sobre el matrimonio iraníes para extranjeros

Nada es fácil: las mujeres deben luchar para imponerse. Y, sobre todo, para hacer que se reconozcan sus derechos en un país en el que sufren discriminaciones en todos los niveles. Para casarse, trabajar, viajar, abrir una cuenta bancaria o heredar están sometidas a leyes inicuas y dependen de la voluntad del jefe de familia. La justicia saudita condenó el martes a 600 azotes y siete años de prisión a Raif Badawi, fundador de una página web local destinada a difundir opiniones sobre el papel del islam en Arabia ... Para comenzar, estoy casada con un Irani desde el año 2015, soy venezolana, el beneficio de casarte en tu país, es que las leyes de tu país tienen prevalencia si el matrimonio no funciona y deciden divorciarse, de acuerdo a la ley irani los hijos pertenecen al padre, asi que si les preocupa la custodia compartida es algo para pensar, el sighe o matrimonio temporal/por contrato no se ... El honor es otra razón para el matrimonio familiar, mientras que la familia natal puede perder la influencia sobre la hija a través de un matrimonio con un extraño, casarse con ella en su grupo de parentesco les permite ayudar a prevenir resultados deshonrosos como los ataques a su propia conducta implacable. La educación ha tenido un rol fundamental en el surgimiento de una generación de mujeres iraníes que encontraron en las aulas una excusa para posponer el matrimonio, acceder a una ventana al mundo, ganar prestigio dentro de la sociedad y dotarse de mayores herramientas para recuperar el control sobre sus vidas. Sexo ilegal: fuera del matrimonio. Y la injusticia de unas leyes que ponen toda la responsabilidad en la mujer incluso si, como en el caso de Leyla, fue prostituida por su madre desde los nueve ... Las leyes y políticas iraníes discriminan a las mujeres en cuestiones personales relacionadas con el matrimonio, el divorcio, la herencia y la custodia de los hijos, así como la participación ... Y llegó el 20 de septiembre, fingiendo amnesia y en un acto claramente de desesperación, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció la restauración de todas las sanciones ... El Consejo de Guardianes de Irán ha aprobado este miércoles una ley que permite a las mujeres del país casadas con extranjeros transmitir la nacionalidad iraní a sus hijos.

Egipto: Los militares en el poder otorgan la presidencia a la Hermandad Musulmana - Los “Socialistas Revolucionarios” en la cama con la reacción islámica (Septiembre de 2012)

2016.06.04 20:58 ShaunaDorothy Egipto: Los militares en el poder otorgan la presidencia a la Hermandad Musulmana - Los “Socialistas Revolucionarios” en la cama con la reacción islámica (Septiembre de 2012)

https://archive.is/Gl1hg
Espartaco No. 36 Septiembre de 2012
El siguiente artículo ha sido traducido de Workers Vanguard No. 1005 (6 de julio de 2012), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S.
En las primeras semanas de 2011 el mundo fue testigo de las extraordinarias escenas de millones de egipcios, de prácticamente todas las clases sociales, protestando a lo largo del país, desafiando las balas y los ataques de la policía. Bajo la consigna “El pueblo exige la caída del régimen”, lograron derrocar al odiado dictador Hosni Mubarak, aunque el resultado fue que el ejército asumió el poder en su propio nombre. En el año y medio desde entonces, la euforia en torno a la “Revolución Egipcia” ha dado paso a la dura realidad del sangriento gobierno militar, el declive aún mayor de las condiciones económicas y el ascenso de la reacción islámica: la Hermandad Musulmana y los incluso más derechistas salafistas.
A mediados de junio, los egipcios se encontraron ante una elección cuyas “alternativas” eran dos candidatos presidenciales que encarnan a las fuerzas más poderosas y mejor organizadas del país: Ahmed Shafik, antiguo comandante de la Fuerza Aérea y último primer ministro de Mubarak, en representación del ejército, y Mohamed Morsi, de la Hermandad Musulmana. Aunque muchos liberales y supuestos izquierdistas denunciaron la elección como un golpe contra la “democracia” establecida por la “Revolución Egipcia”, el resultado deriva directamente de la política de unidad nacional contra Mubarak que dominó las protestas, en las que la clase obrera no fue nunca un factor por sí misma y, en cambio, quedó subordinada a las fuerzas políticas burguesas.
El 24 de junio Morsi fue declarado ganador. Shafik, ante la amenaza de enfrentar cargos de corrupción, abandonó el país junto con la mayor parte de su familia. En esencia, el ejército permitió que la Hermandad asumiera la presidencia como una fachada para preservar el dominio del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA). Anticipando una victoria de la Hermandad, el CSFA se movilizó en el periodo preelectoral para afianzar su sangriento control sobre la sociedad. Disolvió el parlamento elegido seis meses atrás, que estaba en manos de los islamistas y en esencia carecía de poder, después de que una corte encontrara “irregularidades electorales”. Otorgó a la policía militar el poder de arrestar civiles, incluidos los obreros en huelga. Aunque una corte revocó esa medida y otras tantas, la verdad es que el ejército estaba tratando de formalizar lo que ya es una realidad: más de 10 mil civiles han sido juzgados por tribunales militares desde febrero de 2011.
Los comentaristas burgueses y los izquierdistas “socialistas” en Egipto y el extranjero utilizan con descaro el término “revolución” para describir el levantamiento del año pasado. Grupos como los Socialistas Revolucionarios (SR) egipcios llaman a derrotar la “contrarrevolución” apoyando a la reaccionaria Hermandad. En las calles de El Cairo, anuncios colocados por las diversas fuerzas políticas, incluido el ejército, cantan loas a la “Revolución del 25 de Enero”. Pintas en los muros celebran a los “mártires de la revolución”, las casi mil personas que murieron durante el levantamiento y los muchos más que el ejército ha masacrado desde entonces.
Pero hay que decir la verdad: ésta no fue una revolución. Miles y miles tomaron las calles de El Cairo, Alejandría y otras ciudades más pequeñas impulsados por la pobreza y el deseo intenso de deshacerse del gobierno militar y la opresión multilateral endémica al capitalismo egipcio. Pero todo lo que ofrecieron las fuerzas políticas al mando del levantamiento fue otra forma de dictadura de la clase capitalista. Aunque los trabajadores han protagonizado huelgas y paros durante la última década, alcanzando su clímax en 2011, la clase obrera no ha entrado en la escena política bajo su propia bandera, luchando por sus propios intereses de clase.
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales, Hamdin Sabahi recibió gran parte del voto obrero, quedando en tercer lugar con casi 21 por ciento de la votación. Sabahi obtuvo mucho apoyo haciendo referencia al Coronel Gamal Abdel Nasser, un líder nacionalista de izquierda con un programa de nacionalizaciones, las cuales su régimen combinó con la represión brutal. Aunque estos votos son una expresión del deseo de muchos trabajadores de rechazar tanto al ejército como a los islamistas, también son una demostración de la subordinación política del proletariado a su enemigo de clase capitalista. Durante muchos años, el ejército ha aprovechado las grandes reservas de nacionalismo —representado en las protestas del año pasado por la omnipresente bandera egipcia y la idea de que el ejército era “uno con el pueblo”— para oscurecer la división de clases entre la diminuta capa de capitalistas asquerosamente ricos en la cima y los obreros y campesinos brutalmente explotados en el fondo.
Egipto es el país árabe con mayor población. Su clase obrera es una de las más numerosas, más combativas y potencialmente más poderosas de la región. No obstante el dominio militar, Egipto sigue siendo una sociedad profundamente inestable. A pesar de las semanas de interminables campañas electorales y de la presión para votar, más de la mitad del electorado no se tomó siquiera la molestia de participar en la farsa electoral del CSFA. Las condiciones materiales de vida para la abrumadora mayoría de la población de hecho han decaído, en tanto que los precios de los alimentos y el desempleo han aumentado drásticamente. Las odiadas fuerzas policiacas, incluidas las Fuerzas Centrales de Seguridad, permanecen intactas y pronto volverán a las calles a mantener “la ley y el orden”. Tanto el ejército como la Hermandad han dejado clara su intención de recuperar la “estabilidad”, lo que incluirá reprimir las huelgas.
La situación exige la construcción de un partido obrero internacionalista. Como escribimos después de la caída de Mubarak (“Egipto: El ejército en el poder apuntala al régimen capitalista”, Espartaco No. 33, primavera de 2011):
“Derechos democráticos elementales como la igualdad legal de la mujer y la plena separación entre la religión y el estado; la revolución agraria que le dé tierra a los campesinos; el fin del desempleo y la miseria absoluta: las aspiraciones básicas de las masas no pueden verse satisfechas sin derrocar al orden capitalista bonapartista. El instrumento indispensable para que la clase obrera asuma la dirección es un partido revolucionario, que sólo puede construirse mediante una lucha implacable contra todas las fuerzas burguesas, desde el ejército hasta la Hermandad y los liberales que falsamente dicen apoyar la lucha de las masas. Un partido así debe actuar, en palabras del líder bolchevique V.I. Lenin, como un ‘tribuno del pueblo’, luchando contra la opresión de la mujer, los campesinos, los cristianos coptos, los homosexuales y las minorías étnicas”.
Postrándose ante la Hermandad
Los grupos que reclaman la bandera del socialismo en Egipto son un obstáculo en la lucha por el poder obrero, al disolver los intereses de clase propios del proletariado en la supuesta necesidad de unir al “pueblo” para “continuar la revolución”. El más importante es el grupo Socialistas Revolucionarios, una tendencia asociada con el fallecido Tony Cliff, y vinculada con la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) estadounidense y con el Socialist Workers Party (SWP, Partido Obrero Socialista) británico. Particularmente desde el levantamiento del año pasado, los SR se han convertido en el grupo más influyente de la “extrema izquierda” en Egipto. Sus declaraciones y artículos son traducidos y leídos por organizaciones izquierdistas alrededor del mundo.
Los SR causaron algo de descontento entre sus filas cuando anunciaron formalmente su apoyo a Morsi, candidato de la Hermandad Musulmana, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Los orígenes de esta capitulación a los enemigos mortales de las mujeres, los obreros y las minorías religiosas pueden trazarse hasta la fundación misma de los SR en los 90, cuando se opusieron a la hostilidad de otros izquierdistas hacia el Islam político. Los SR afirman que la Hermandad, debido a su base de masas, tiene contradicciones que los socialistas pueden explotar (ver “Pandering to Reactionary Muslim Brotherhood” [Capitulando a la reaccionaria Hermandad Musulmana], WV No. 974, 18 de febrero de 2011). El 28 de mayo, los SR emitieron una declaración llamando por “un frente nacional que se oponga al candidato de la contrarrevolución”, Shafik.
Más tarde, el 4 de junio, vino una declaración con el título “A los camaradas”, que admitía que la declaración del 28 de mayo había “provocado una respuesta negativa entre cierto número de miembros de los SR”. A pesar de ello, los SR continuaron defendiendo su apoyo a la Hermandad alegando la necesidad de derrotar la “contrarrevolución”. Y aun así, el 4 de junio los SR publicaron una declaración distinta (reimpresa en el número del 8 de junio de su periódico, El Socialista) que llamaba a boicotear las elecciones si la “Ley de exclusión política” —que fue aprobada por el parlamento a principios de año para impedir que los altos mandos del gobierno de Mubarak participen en las elecciones— no era implementada. Dado que el principal candidato asociado con Mubarak era Shafik, esta línea no era sino una forma de apoyo encubierto a la Hermandad. (La ley no se aplicó.)
En su declaración “A los camaradas”, los SR describen a la Hermandad como “una organización llena de contradicciones de clase encubiertas por consignas religiosas vagas”. ¡No! Se trata de una organización burguesa basada en la religión. Y su programa religioso no tiene nada de “vago”. Durante mucho tiempo, Egipto ha sufrido la influencia del sofocante hedor de la Hermandad. Las mujeres no están obligadas por ley a usar la mascada y, sin embargo, la gran mayoría la usa por la presión social ejercida por la Hermandad Musulmana y por los salafistas, aún más fundamentalistas que ésta. Los cristianos coptos de Egipto están aterrados justificadamente tras la victoria de la Hermandad. Las mujeres, por su parte, enfrentan un futuro aún más obscuro. Para darse una idea de lo que preparan los islamistas, basta con echar un vistazo a dos propuestas de ley que presentaron en el parlamento ahora disuelto. Una, que introdujo un salafista, planteaba legalizar una vez más la horrenda práctica de la mutilación genital femenina, que de cualquier modo es ampliamente ejercida. Otra buscaba reducir la edad mínima para que una mujer contraiga matrimonio a los 14 años.
Los SR tratan de justificar su escandaloso apoyo a la Hermandad con la línea de que los “feloul” —es decir, los “remanentes” del régimen de Mubarak— deben ser derrotados a toda costa. Pero aunque los SR actualmente braman sobre los peligros del gobierno militar, cuando se desplegó al ejército en las calles de El Cairo justo antes de la renuncia de Mubarak, los SR se unieron a la celebración nacionalista. En medio de las ilusiones dominantes en el ejército, los SR se quejaban, en una declaración del 1º de febrero de 2011, de que “éste ya no es el ejército del pueblo”. El ejército de los regímenes capitalistas de Nasser, Sadat y Mubarak nunca fue “el ejército del pueblo”. Los SR incluso promovieron ilusiones en la policía, celebrando en una declaración del 13 de febrero de 2011 que “la ola de la revolución social se ensancha día con día conforme nuevos sectores se unen a las protestas, incluyendo a los policías, los mujabarín [agentes de inteligencia] y los oficiales de policía”.
Como marxistas rechazamos el marco de los SR, que plantea sólo dos opciones: capitular a las fuerzas “seculares” respaldadas por el ejército, como Shafik, o a los islamistas como la Hermandad. De hecho, ambas son formas alternativas de apuntalar el dominio capitalista. En contraste con el apoyo que dieron los SR a la Hermandad, nuestros camaradas del Grupo Trotskista de Grecia dieron apoyo crítico al Partido Comunista Griego (KKE) en las recientes elecciones griegas (ver “¡Votar por el KKE! ¡Ni un voto a Syriza!”, suplemento de Espartaco, julio de 2012). En breve, el KKE, un partido obrero, trazó, a pesar de su colaboracionismo de clases estalinista, una cruda línea de clase contra la Unión Europea imperialista en estas elecciones y afirma odiar el capitalismo. La reaccionaria Hermandad, como admiten incluso los propios cliffistas, ¡adora el capitalismo!
La incoherencia de la incoherencia
¿Qué fue lo que hicieron realmente los miembros de los SR el día de la elección? No queda más que adivinar. Sin embargo, sus correligionarios en el SWP británico apoyaron completamente su llamado a votar por Morsi. Anne Alexander escribió en un artículo de Socialist Worker del 16 de junio: “Votar por Morsi contra Shafik es un paso importante para construir un movimiento revolucionario más allá de las elecciones”. Para darse una idea del apoyo que uno puede esperar de las fuerzas islámicas basta con ver a Túnez, cuna de la “Primavera Árabe” y la sociedad históricamente más secular del norte de África. Bajo el gobierno islamista “moderado” del Ennahda, los salafistas incendian oficinas de la federación sindical UGTT y presiden un régimen de terror contra las mujeres en las universidades. En Egipto, los salafistas ya han provocado alborotos, quemando casinos, bares, tiendas de licores y supuestos burdeles, así como presionando intensamente a las mujeres para que adopten el niqab (velo) de pies a cabeza.
Los cliffistas estadounidenses de la ISO encontraron “sorprendente” la línea del voto para Morsi de los SR, añadiendo que su declaración del 28 de mayo “plantea muchas preguntas problemáticas”. Sus diferencias, sin embargo, son puramente tácticas. En “Egypt’s Election Dead End” [El callejón sin salida de las elecciones en Egipto], Alan Maass, de la ISO, se queja de que la Hermandad “vaciló durante la rebelión de 2011” y “una y otra vez se ha demostrado incapaz de defender la revolución” (socialistworker.org, 31 de mayo). Aunque Maass añade que la Hermandad es un “partidario entusiasta de las políticas de libre mercado” y “es, en general, conservadora en varios temas sociales”, la “alternativa” de la ISO y su colaboracionismo de clase fue ir a la cola del político nasserista Sabahi.
Las siempre tibias críticas de Maass no fueron bien recibidas por Mustafá Ali, de los SR, y otros, a juzgar por los comentarios en el sitio de la ISO. En un comentario del 3 de junio, Ali criticó a Maass por usar, “de manera unilateral”, “el compromiso de la Hermandad con el capitalismo como barómetro para tomar decisiones sobre si votar por ellos o no”. Ali asegura a los lectores que desde la primera vuelta de las elecciones “podemos contar ahora con millones [de personas] para presionar a la Hermandad Musulmana a cada paso”. Al día siguiente, Bill Crane, de la ISO, declaró en respuesta a Maass: “Los líderes de la Hermandad, a pesar de su política reaccionaria, tienen un interés directo en preservar las conquistas de la revolución como la democracia política y el fin de la represión estatal”.
Esta línea hace eco del apoyo por parte de diversas organizaciones oportunistas de izquierda, en Irán e internacionalmente, a la llegada al poder del Ayatollah Jomeini en la “revolución islámica” de 1978-79, que dio fin al odiado régimen del Shá, respaldado por Estados Unidos. Subrayando el poder del proletariado iraní nosotros levantamos las consignas: ¡Abajo el Shá! ¡No a los mullahs! ¡Obreros al poder! Por su parte, la ISO y el SWP se contaban entre los más entusiastas porristas de la reacción islámica. La ISO incluso tituló un artículo: “La forma: religiosa; el espíritu: la revolución” (Socialist Worker, enero de 1979). Cuando los islamistas llegaron al poder implementaron una oleada asesina de represión contra las mujeres, los homosexuales y las minorías religiosas, étnicas y nacionales, además de masacrar a los propios izquierdistas que los habían estado promoviendo como una fuerza “antiimperialista”.
El apoyo de los SR a la Hermandad Musulmana egipcia puede dar resultados igualmente suicidas. A finales del año pasado, los islamistas iniciaron una salvaje campaña contra los SR, a la que se sumaron las fuerzas de seguridad y que fue propagada en gran parte de los medios burgueses. El periódico de la Hermandad Musulmana imprimió un artículo de portada que acusaba a los SR de violentos, mientras que el partido Al-Nour salafista acusa a la organización de “anarquía” y de ser financiada por la CIA —un llamado abierto a encarcelarlos o hacerles incluso cosas peores—. Y, aun así, los SR continúan con su peculiar fascinación con los islamistas. Y no sólo los de la Hermandad: Hossam el-Hamalawy, dirigente de los SR, describió emocionado en un blog, hablando de la participación de su grupo en protestas organizadas por los salafistas, cómo los SR “están llegando al ala más revolucionaria del movimiento salafista y ganándose su respeto”.
Una “carta abierta” del 5 de junio escrita por la Tendencia Marxista Internacional (TMI) de Alan Woods y dirigida a los SR, plantea la preocupación de que el apoyo a la Hermandad “dañe la reputación y la influencia de los Socialistas Revolucionarios entre los obreros y, más ampliamente, las masas”. Como la ISO, la TMI promovió al candidato nasserista Sabahi quien, según un artículo de Woods del 1º de junio, “muestra un enorme potencial para la futura victoria de la izquierda en Egipto”. El apoyo a esa clase de fuerzas burguesas está en la naturaleza de la TMI, algunas de cuyas secciones han existido durante años al interior de partidos burgueses como el Partido Popular de Pakistán.
El apoyo al nacionalismo árabe ha conducido a sangrientas derrotas para el movimiento obrero a lo largo del Medio Oriente. Egipto no es la excepción: Nasser llegó al poder apoyado por los estalinistas sólo para suprimirlos brutalmente una vez ahí. En Egipto y a lo largo del Medio Oriente, el crecimiento del Islam político, que se alimenta de la miseria y la pobreza de las masas, se debe a la bancarrota absoluta del nacionalismo burgués y a la política estalinista de subordinación a esas fuerzas.
En su literatura para justificar el voto a Morsi, los SR esencialmente presentan a la Hermandad como si hubiera estado siempre en conflicto con los gobernantes de Egipto. Bajo Nasser, Anwar Sadat y Mubarak, los islamistas fueron reprimidos en algunas ocasiones, pero tolerados e incluso fomentados en otras. A principios de la década de 1970, Sadat desató a la Hermandad, cuchillos en mano, para aplastar a los comunistas en las universidades. Mubarak, por su parte, encontró útil tolerar a la Hermandad para presentar su régimen como el único obstáculo en el camino hacia un régimen islámico.
En el fondo, hay dos alternativas para las masas trabajadoras en Egipto: ya sea la pobreza y la intensa opresión social bajo una forma u otra de dominio burgués, o el dominio obrero y la extensión de la revolución socialista a lo largo del Norte de África y el Medio Oriente y a los centros imperialistas. Como explicó León Trotsky al desarrollar su teoría de la revolución permanente, en los países de desarrollo capitalista atrasado la burguesía es muy débil, atrasada y dependiente del imperialismo para lograr la modernización y el desarrollo general de esas sociedades. Como escribimos en “Egypt: Military and Islamists Target Women, Copts, Workers” (Egipto: Mujeres, coptos y obreros en la mira del ejército y los islamistas, WV No. 994, 20 de enero):
“La liberación de las masas egipcias requiere del derrocamiento no sólo de los militares, sino también de los capitalistas, los terratenientes, el clero islámico y de los imperialistas que lucran con la aplastante opresión de la población. El poder para lograrlo está en manos de la clase obrera, cuya conciencia debe ser transformada de la de una clase en sí, que lucha para mejorar sus condiciones en el marco del capitalismo, a la de una clase para sí, realizando su potencial histórico de dirigir a todos los oprimidos en una lucha revolucionaria contra el sistema capitalista”.
La crisis económica capitalista que ha devastado el nivel de vida y las vidas mismas de los trabajadores desde el Norte de África hasta Europa, Norteamérica y Japón subraya aún más la necesidad de una perspectiva que sea al mismo tiempo revolucionaria, proletaria e internacionalista. Para llevar a cabo esta perspectiva, el factor crucial necesario es la dirección proletaria. La tarea es construir partidos obreros revolucionarios basados en la independencia respecto a todas las fuerzas burguesas y comprometidos con la lucha por un orden socialista mundial.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/36/egipto.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.01.29 16:49 JMGarrido Francesco Manetto y Juan Luís Cebrian (EL PAIS) reciben dinero del Régimen de Qatar.

Podemos se financia de IRAN, ese es el mantra, es lo único que tienen contra Pablo, y a estas alturas ya sabemos bien lo que es, simplemente que Pablo hace programas de televisión (Fort Apache) en una productora española 360 Global Media que vende sus programas a HispanTV de capital Iraní.
Por tanto, y por esa regla de tres Pablo se financia de Irán y por tanto como Pablo es el Secretario General de Podemos, entonces se llega a la conclusión "inteligente" de que Podemos se financia de Irán.
Por esa regla de tres, como yo soy tan "inteligente" como ellos, *Francesco Maetto y Juan Luis Cebrian (PRISA-LA SER-EL PAIS) se financian de un régimen como el de Qutar a través de su inversor cercano al Emir de Qatar: el señor Ghanim Alhodaifi Al Kuwari.
¿Diferencias entre Qatar e Irán? pues muy pocas, salvando las diferencias de que unos son pro EEUU y otros pro Rusia, pero examinado su cultura, sus leyes, etc...hay muy pocas diferencias en cuanto a la libertad de prensa, de la mujer, derechos sociales, derechos de los homoxesuales, etc..
En fin, que no nos engañen más que cada vez tenemos más acceso a la información y el cambio ya es inevitable...SI SE PUEDE!!! ....
....
....
Así es el millonario de Qatar, nuevo accionista de Prisa
Cercano al emir de Qatar, Ghanim Alhodaifi Al Kuwari preside un grupo de inversiones en PRISA y con intereses en la construcción, el petróleo, el gas, la alimentación y la agricultura, entre otras áreas
Leer más: Así es el millonario de Qatar, nuevo accionista de Prisa. Noticias de Comunicación
MAS INFORMACIÓN DE QATAR
Primero: ¿que es Qatar?: Qatar es una monarquía absoluta que ha sido gobernada por la familia Al Thani desde mediados del siglo XIX.
Qatar posee la tercera mayor reserva mundial de gas natural, lo que ha convertido al pequeño emirato en el país con mayor renta per cápita del planeta.
En tiempos recientes Qatar ha comenzado a ganar peso en el mundo árabe. El país ha apoyado económicamente a diversos grupos terroristas durante la llamada "Primavera Árabe" y está extendiendo su influencia global a través de su televisión estatal Al Jazeera
El islam es la religión predominante. La mayoría de los no ciudadanos son musulmanes sunitas o chiitas, cristianos, hindúes, budistas, o bahá'is. La mayoría de los trabajadores extranjeros y sus familias viven cerca de los principales centros de empleo de Doha, Al Khor, Mesaieed y Dukhan.
Qatar es una jurisdicción del derecho continental; sin embargo, la Sharia (ley islámica: no está permitida la homoxesualidad, el alcohol, etc.. como cualquier otro estado islamico.) se aplica a aspectos como la familia, las herencias y algunos actos criminales.
En Qatar La Constitución no prevé la creación de partidos políticos. Por otra parte, los siete diarios que se publican en el país están en manos privadas, pero pertenecen a miembros de la familia real (es como si aquí en este país Urdangarín y compañia fuesen los propietarios de los medios de comunicación). En la radio y la televisión públicas la censura se ejerce con toda normalidad.
¿Derechos de la mujer?
Como he comentado, La Sharia es la ley que rige muchos aspectos de la vida en Qatar, especialmente por lo que se refiere al derecho familiar y personal. Las grandes perjudicadas son, como no, las mujeres.
En primer lugar la poligamia está aceptada incluso legalmente. Además, un varón qatarí podrá casarse con una mujer no musulmana, pero una mujer no podrá hacerlo con un varón que no profese el Islam. También para casarse con un extranjero tanto mujeres como hombres deben pedir permiso a las autoridades, pero los varones tienen más fácil obtenerlo. Además, los hijos de un qatarí con una extranjera recibirán automáticamente la ciudadanía, no así los hijos de una qatarí con un extranjero.
Del mismo modo en las herencias los hijos varones recibirán el doble de bienes que sus hermanas; y todavía más grave: ante un tribunal es necesario el testimonio de dos mujeres para igualar el de un hombre.
Esto último provoca que, pese a estar penadas por las leyes, tanto la violencia doméstica como los abusos sexuales sean al parecer relativamente habituales, especialmente contra trabajadoras extranjeras. La violación en el seno de un matrimonio no está tipificada como delito.
Por supuesto, y más allá de lo reconocido en los códigos legales, la igualdad de la mujer es muy relativa: aunque son libres de hacerlo a partir de los 30 años de edad, normalmente la mujer no pueden viajar sin un acompañante masculino y, por ejemplo, tienen problemas para reservar por sí mismas una habitación de hotel.
Y aunque sí hay en Qatar mujeres que trabajan y a pesar de que cobran un salario como el de sus compañeros varones cuando realizan labores similares, no reciben las mismas dietas, que en el caso de los hombres pueden llegar a cubrir los costes de transporte y vivienda.
Por último, aunque las normas legales no especifican nada al respecto (rara vez lo hacen en ningún país) y hay, se dice, una cierta libertad para vestir de otra forma, las presiones familiares y la tradición impulsan a la mayoría de las mujeres qataríes vistan completamente veladas.
No demasiado si atendemos a aspectos esenciales de lo que podríamos entender como una democracia que respete los derechos de sus ciudadanos. Por el contrario, no pocos aspectos de las instituciones o las leyes qataríes son más propias de una monarquía medieval.
¿Democracia?
Por supuesto, el principal mandatario es el Emir, que es un cargo hereditario que monopolizan los miembros de la familia Al Thani. Entre sus múltiples prerrogativas el Emir elige al primer ministro y, tal y como lo elige puede después sustituirlo.
La Constitución, que entró en vigor en 2005, prevé la puesta en marcha de una cámara legislativa, el Consejo Consultivo, en el que 30 de sus 45 miembros serán "elegidos directamente por votación secreta", mientras que los otros 15 serían designados por el Emir.
Sin embargo, tal y como podemos ver en la página de información mundial de CIA, no sólo no se han celebrado elecciones desde 1970 (a excepción de una especie de municipales) sino que no hay ningún partido político constituido como tal, ni tan siquiera líderes políticos o grupos de presión. Por el momento, el actual Consejo Consultivo tiene sólo 35 miembros, elegidos directamente por el Emir y cuyo mandato se renueva año a año.
El sistema judicial tampoco escapa al control del Emir: todos los jueces son nombrados por Decreto tras escuchar, eso sí, la recomendación del Consejo Judicial Supremo. Por otro lado, el país no ha aceptado la jurisdicción del Tribunal Penal Internacional.
¿Libertad de prensa?
La Constitución garantiza en teoría la libertad de prensa, pero según la información del Departamento de Estado de los EEUU en la práctica las presiones de distintos tipos, tanto económicas como políticas, son habituales, ** y los periodistas y los medios se ven sometidos a una fuerte autocensura.**
Por otra parte, como se ha comentado, los siete diarios que se publican en el país están en manos privadas, pero pertenecen a miembros de la familia real. En la radio y la televisión públicas la censura se ejerce con toda normalidad, aunque no siempre sobre cuestiones estrictamente políticas.
Además, como muchos de nuestros lectores sabrán la cadena internacional de noticias en árabe Al Jazeera tiene su base en Qatar. En teoría es independiente, pero de acuerdo con el Departamento de Estado recibe fuertes subvenciones y no trata temas controvertidos del propio país.
¿Derechos de la mujer?
La Sharia es la ley que rige muchos aspectos de la vida en Qatar, especialmente por lo que se refiere al derecho familiar y personal. Las grandes perjudicadas son, como no, las mujeres.
En primer lugar la poligamia está aceptada incluso legalmente, aunque en los últimos tiempos la sea una práctica en retroceso todavía hay hombres que toman una segunda esposa y mujeres que aceptan serlo. Además, un varón qatarí podrá casarse con una mujer no musulmana, pero una mujer no podrá hacerlo con un varón que no profese el Islam. También para casarse con un extranjero tanto mujeres como hombres deben pedir permiso a las autoridades, pero los varones tienen más fácil obtenerlo. Además, los hijos de un qatarí con una extranjera recibirán automáticamente la ciudadanía, no así los hijos de una qatarí con un extranjero. Del mismo modo en las herencias los hijos varones recibirán el doble de bienes que sus hermanas; y todavía más grave: ante un tribunal es necesario el testimonio de dos mujeres para igualar el de un hombre.
Esto último provoca que, pese a estar penadas por las leyes, tanto la violencia doméstica como los abusos sexuales sean al parecer relativamente habituales, especialmente contra trabajadoras extranjeras. La violación en el seno de un matrimonio no está tipificada como delito. Por supuesto, y más allá de lo reconocido en los códigos legales, la igualdad de la mujer es muy relativa: aunque son libres de hacerlo a partir de los 30 años de edad, normalmente no pueden viajar sin un acompañante masculino y, por ejemplo, tienen problemas para reservar por sí mismas una habitación de hotel.
Y aunque sí hay en Qatar mujeres que trabajan y a pesar de que cobran un salario como el de sus compañeros varones cuando realizan labores similares, no reciben las mismas dietas, que en el caso de los hombres pueden llegar a cubrir los costes de transporte y vivienda.
Por último, aunque las normas legales no especifican nada al respecto (rara vez lo hacen en ningún país) y hay, se dice, una cierta libertad para vestir de otra forma, las presiones familiares y la tradición impulsan a la mayoría de las mujeres qataríes vistan completamente veladas.
¿Derechos de los homosexuales?
Uno de los grandes déficits democráticos de Qatar es, como en la inmensa mayoría de países de su entorno, el tratamiento que se da a los homosexuales. En el anterior código penal qatarí, de 1971, **el sexo de homosexuales merecía penas de cárcel no inferiores a cinco años. En 2004 se sustituyó esta ley por un nuevo código, pero también en éste se dedica todo un capítulo a la "Instigación del libertinaje, la disipación y la fornicación".
Por supuesto, la sodomía sigue estando específicamente castigada (así como el adulterio femenino): el artículo 296 asigna una pena entre uno y tres años a quién "llevase, instigase o sedujese a un hombre de cualquier manera para practicar la sodomía". En el 298 también se castiga, con "no más de diez años de prisión", a quien "haga de la sodomía o el adulterio una profesión".
En resumen, si bien comparativamente puede que la dictadura en Qatar no sea tan severa como en países del entorno como Arabia Saudí, esto no hace de este pequeño país petrolero ni una democracia avanzada ni un socio fiable.
Diversas fuentes, ver mas en :
submitted by JMGarrido to podemos [link] [comments]


Matrimonios celebrados en el extranjero. Régimen Comunitario. El Informante: Debate sobre el Acuerdo de Vida en Pareja. Para ver en el extranjero. 6 - Reconocimiento y ejecución de resoluciones extranjeras en España // DIPr - 1P Inmigración: 5 Recomendaciones para registrar la I-130 - Abogada Jessica Dominguez 'Denegaciones Injustas de Matrimonios' 'derechos humanos' 'problemas para casarse' 'extranjería' Costa Rica - Matrimonio Igualitario YA ES LEGAL  Personas del mismo género podrán CASARSE ahora Hasan Rohaní y las nuevas esperanzas en Irán

MATRIMONIO FAMILIAR: ¿qué es?, como derecho y más

  1. Matrimonios celebrados en el extranjero. Régimen Comunitario.
  2. El Informante: Debate sobre el Acuerdo de Vida en Pareja. Para ver en el extranjero.
  3. 6 - Reconocimiento y ejecución de resoluciones extranjeras en España // DIPr - 1P
  4. Inmigración: 5 Recomendaciones para registrar la I-130 - Abogada Jessica Dominguez
  5. 'Denegaciones Injustas de Matrimonios' 'derechos humanos' 'problemas para casarse' 'extranjería'
  6. Costa Rica - Matrimonio Igualitario YA ES LEGAL Personas del mismo género podrán CASARSE ahora
  7. Hasan Rohaní y las nuevas esperanzas en Irán

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada, informó este martes el fallo de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, sobre el reconocimiento oficial del matrimonio ... Inmigracion: En su segmento 'Pregúntale a la Abogada', Jessica Dominguez informa sobre cinco importantes pasos a seguir al llenar el formulario de petición para pedir a un pariente extranjero I-130. El Derecho de la Unión Europea, el Derecho convencional y el Derecho autónomo son, por este orden de aplicación, las fuentes del sistema español de reconocim... Carlos García Díaz nos cuenta su problema para contraer matrimonio con Kelly Rosheska Carnero Carpio, de nacionalidad Peruana y revindica para el y para los afectados por estas injustas leyes el ... #Matrimonio #Extranjería #Inmigración #Cuba Matrimonios celebrados en el extranjero. Régimen Comunitario. ¡EMPRENDE AL ÉXITO CON NOSOTROS! 🏆🥇 SOLICITA CIT... Por primera vez se hará ante responsables de gobiernos extranjeros invitados para la ocasión. Los iraníes tienen las esperanzas puestas en el nuevo presidente que se ha mostrado a favor de ... El panel de El Informante evalúa la necesidad una ley de unión y matrimonio igualitario. Además, Juan Manuel Astorga entrevista a la boxeadora nacional Carolina 'Crespita' Rodríguez.